lunes, 31 de octubre de 2011

Jabirú mycteria

(Galán sin ventura)
Original publicado 04/02/2011

El miércoles 3 de febrero acompañé al experimentado y veterano fotógrafo de la naturaleza Marco Tulio Saborío, en uno de sus viajes de documentación sobre la actividad del jabirú, en la cuenca inferior del Río Bebedero en Guanacaste, específicamente en Hacienda Solimar.

Demetrio (Pelón), un conocedor y hábil guía de la zona, le había avisado sobre la presencia de polluelos, en tres nidos que Saborío ha monitoreado desde hace años.
Alrededor de las 15 horas llegamos a unos 200 m del primer nido de jabirúes, donde vimos a uno de los padres con un polluelo, posiblemente alimentándolo (regurgitando pescado en su pico). 

Mi cámara, una Nikon D60 con un lente 55-200 duplicado, sostenida en mi mano, junto con mi poca agudeza visual para enfocar manualmente, solo me permitió unas cuantas tomas para mi recuerdo personal.
Pero en mis binoculares (Celestrón 25x100), el monóculo de Pelón (Nikon 20x) y el nuevo invento del amigo Saborío: una lente Nikon de 400 mm, f/2.8, tele extendida 2x y 1.5x, junto con una curiosa pieza (Tamron teleview adapter) semejante al prisma diagonal de un telescopio, las aves se miraban magníficas y para prueba la foto que me permitió usar ariba don Marco Tulio.

El segundo nido, lo pasamos un poco de largo, sin fotografías, porque notamos que al acercarnos a la distancia prudente, los árboles vecinos bloqueaban un poco la toma.

Para el tercer nido que tenía dos polluelos, dimos un rodeo y así quedar con la iluminación conveniente y a la distancia apropiada, para no perturbar la inminente llegada de los padres. Estuvimos allí de las 17:05 a las 18:15, pero no llegaron las grandes aves. Lo hicieron a las 18:30, justamente cuando nos habíamos alejado y la oscuridad no permitía la toma que mi amigo buscaba. Así que volveremos pronto; esas aves impresionantes y en peligro de extinción, atrapan el interés de quien, como yo, las vio desde primera fila y por primera vez.

La puesta de Sol estuvo maravillosa, lo mismo que las primeras horas de la noche, en un sitio con 360° de visibilidad, con un cielo negro y despejado; desde Polaris en la Osa Menor, señalando el Norte, hasta la Nebulosa Tarántula, por el Sur, en la Nube Mayor de Magallanes. Desde el signo de pregunta y Régulus  en Leo, saliendo por el Este, hasta el siempre impresionante Júpiter, ocultándose al Oeste en Pisces.
Quizás solo un poco de viento, que mantuvo a raya los mosquitos, un leve inconveniente fácil de resolver.



















1 comentarios:



CIENTEC dijo...
Maravillosas fotos. Felicidades y gracias por compartirlas.
 

De Tocumen a 5 de Mayo (Panamá)

Original publicado 25/01/2011

Viajé a un Congreso de Ciencias en Panamá, el 19 de enero y decidí hacer todos los traslados locales (mientras se pudiera) usando solo buses y mis piernas.
Lo que le contaré no es una crítica, porque no me dedico a eso, sino a disfrutar la vida como venga, para aprender un poco. Es más bien el relato de una experiencia educativa para mí, y para usted quizás una guía para un viaje futuro.
  •  La salida del aeropuerto Tocumen es mucho mejor que la del Santamaría, con más espacio y se puede reingresar al salón de las aerolíneas (con aire acondicionado, baños y cafetería), digamos como la mitad del confort que se encuentra a la entrada y a la salida del Benito Juárez, en México.
  • Me agradó mucho un modesto mostrador de información turística (mapa de la ciudad, recomendaciones y una tarjeta de seguro por un mes, cortesía del gobierno local), atendida por dos amables panameños.

  • Hace unos treinta años fue mi viaje anterior y recuerdo que tomé un pequeño bus de ida y regreso a la ciudad, de una manera similar a como se toman los de Alajuela que se arriman al aeropuerto Santamaría.

  • Lo que más me viene a la memoria es la policromía exterior con que estaban decorados esos buses, la música producida por equipos de sonido (encima del chofer) y la interesante mezcla de melodías cuando se alcanzaban y sobrepasaban.

  • Sin embargo ahora -seguro únicamente para ese tipo de buses- (no para los taxis de aeropuerto), la salida es por la cocina a través del estacionamiento de empleados y un pasillo de unos 300 m, cruzando dos autopistas (¡con el método de quitarse el tiro!). Debe ser provisional.

  • La temperatura a unos 29 grados Celsius (a pesar de ser las 8:30 y estar al principio de la estación de ¡invierno!)
  • En el parabús, junto con otros turistas esperé unos 15 minutos, dejando pasar algunos buses porque no identificamos claramente su destino (culpa de nuestro desconocimiento, desde luego). Finalmente una atenta panameña que también buscaba transporte nos indicó que podríamos tomar los rotulados con 5 de Mayo, Calidonia, o Calle 12. Pasó uno que decía Terminal, pregunté al chofer y lo abordé.

  • Al principio me acomodé de pie en el pasadizo, con mi mochila de 7 litros.
    Bueno, no se paga a la entrada, sino a la salida.
    El busito tiene a la izquierda filas de asientos de unos 2,5 espacios donde se sientan tres y a la derecha filas de 1,8 espacios donde se sientas dos, separados por un corredor de unos 30 cm, por donde, en las paradas, se mueven pasajeros hacia atrás y hacia delante, unos tratando de buscar un asiento al fondo y otros tratando de pagar y salir.

  • ¡No hay puerta trasera! (¿no sería un requisito mínimo de seguridad?)
    En algunos hay una compuerta al final del corredor, desde donde se podría saltar desde 1 metro de altura, pero en la mayoría hay un asiento corrido para 6 pasajeros.
    Me recordó un viaje en cazadora que hice de Liberia Playas del Coco en 1958.
  • Luego ocupé por un rato el asiento de medio pasajero y durante unos kilómetros, con el ajetreo del corredor, se restregaron en mi hombro derecho 5 pompis rellenitas, 3 pancitas tibias y creo que una vez mi cabeza quedó apoyada entre las bubis de una guapa morena.

  • A la mitad del camino me senté en el asiento del centro.
    Claro, quedé con los hombros encogidos y las manos en el respaldo del asiento del frente, en la inapropiada posición de manejo 11-1 y enviando a una señora gordita a sentarse sobre su nalga izquierda.

  • Finalmente, luego de 1 hora y 20 minutos de viaje terminó mi recorrido de 13,5 km (más o menos a 10 km/hora) en 5 de mayo, donde con otros 20 pasajeros que quedábamos en el bus hice fila para pagar mi pasaje ($1). Otros pagaron $0,25 y $0,5, pues depende de la distancia.
    ¿Cómo sabrá el chofer?, Creo que más bien depende de la buena voluntad del pasajero.
    ¿Puede explicar el fenómeno óptico
    que intervino en esta fotografía?

  • 5 de mayo es en realidad la parte baja de una intersección de varias vías elevadas, por donde pasa casi todo el tráfico de servicio público de la ciudad, queda muy cómoda pues está en el centro, cerca de una zona de mercados.

  • Desde allí me traslade en los siguientes días a:
    Canal de Panamá (Centro de Visitantes de Miraflores -jubilado NR $4-).
    Calzada Amador
    (excelente marina y una oportunidad para dar un paseo en bicicleta- tenía treinta años de no hacerlo-).
    La Terminal Albrook (buses y un excelente centro comercial, con tiendas variadas, cines, restaurantes y un excelente boliche con 40 carriles que desde luego aproveché).

  • Todos los pasajes costaron entre $0,25 y $1. Tomé un taxi al regreso de Amador ($6), más o menos lo que me han cobrado de San José a Zapote. Desde 5 de mayo también caminé (unos 20 minutos) al Casco Viejo, vale la pena.

  • Mi hotel quedaba a 5 cuadras la Avenida Balboa, bordeando el océano Pacífico. Un buen sitio para una caminata, especialmente a la puesta del Sol. Me hospedé en dos hoteles cerca de la calle 29 y Vía España, con precios razonables, viejos pero limpios, uno de ellos con piscina disponible día y noche, para reponerme de las jornadas del congreso.

  • Muy cerca está el conocido supermercado El Machetazo, para un vinito y un buen queso, por si se aburre de la comida de restaurante.

  • Para finalizar acepté el reto de regresar al aeropuerto en bus.
    No pasan muy frecuentemente por la calle Perú (bueno a las 14:00) hacia el Corredor Sur y Tocumen. Eso debe tomarlo en cuenta. Esperé más de media hora.
    Noventa minutos después estaba de nuevo en la intersección de carreteras, cerca del aeropuerto. Le recomiendo tomar un asiento muy cercano a la puerta.
    Pagué con $1 y el chofer me devolvió $0,75...


  • Creo que volveré pronto.
    Me gustó el ambiente, los panameños, lo que hay que ver, me alcanzó el dinero, aguanté el trajín del transporte y el clima.
    Y sobreviví, complacido y satisfecho.

sábado, 29 de octubre de 2011

La Legua de Aserrí

Colaboración de Marie Lissette Alvarado   
Original publicado 08/09/2010

Me gusta hacer caminatas largas. Pero me gusta hacerlas con buena compañía y en sitios alejados de las ciudades, donde el paisaje natural sea ingrediente principal, como en las montañas de mi país, en sus llanuras y los Parques Nacionales cerca de la playa.
El sábado 4 de setiembre, varios de esos requisitos se juntaron y tuve una excelente caminata; por el paisaje, el grado de dificultad, lo variado del terreno y la comida campesina, pero sobre todo por la oportunidad de compartir tiempo y vivencias.
Eso resultó por una feliz decisión de la empresa Mundo Expeditions, quienes tuvieron la genialidad de contactarse con gente de la comunidad de La Legua de Aserrí, para que nos atendieran y guiaran.

La Legua de Aserrí (9,730 grados latitud norte; 84,117 grados longitud oeste; 1443 metros sobre el nivel del mar) es un pintoresco y hermoso lugar de nuestro país, como salido de un auténtico cuadro campestre, empotrado en las montañas de Aserrí, en las nubosas faldas del Cerro Caraigres (2051 metros), también conocido como Cerro Dragón, al Sur de San José, casi tan distante como las siete leguas del cuento de Pulgarcito que me contaron cuando era niña; "La botas de siete leguas" de Charles Perrault.

El viaje, desde el centro de San José hacia dicho destino, tarda poco más de una hora, ya que la carretera, aunque en buenas condiciones, es bastante sinuosa y en muchos puntos de bien empinada, por lo que es recomendable un vehículo apropiado para disfrutar con seguridad el paseo. Viajamos unas 22 personas, en el bus de la empresa, con un chofer atento y cuidadoso y un guía conocedor de su oficio. Creo que voy a volver pronto, cuando mi carro reuna las condiciones.


El viaje es entretenido, por el paisaje, los curiosos nombres de algunos locales a la vera del camino como La Curva en una ese bien cerrada, o tan originales como el del bar Q'jeta. Desde luego a veces hay que descifrar si la señal dice que siga hacia la izquierda o hacia la derecha, pero ni modo, si se va por el lado equivocado, mejor pregunte pronto, porque si no puede ir a dar a Quepos, a Parrita, o a Los Santos
Afortunadamente, las personas son muy cordiales, y con gusto, nos fueron orientando.

Por fin en La Legua de Aserrí, un grupo pequeño de personas de la comunidad nos estaba esperando, con muchos deseos de atendernos y hacernos sentir a gusto en el lugar. Y lo consiguieron, la comida muy al estilo campesino, que eso esperaba y todo muy limpio. Así que desayunar al aire libre, a ratos de pie y otros sentada en una esquina del atrio de la Iglesia, con un buen jarro de café recién chorreado o de agua dulce, gallo pinto, plátano maduro y tortillas, hicieron milagros y nos levantó el ánimo.
Por cierto la antigua cafetera que tenían era muy similar a la que reconocemos los astrónomos como el asterismo principal de la constelación Sagitario. En los alrededores de La Legua de Aserri, me parece que hay excelentes lugares para observar eclipses, cometas, lluvias de meteoros y objetos de cielo profundo. Les daré una probadita algún día.

El centro de la comunidad está alrededor de su pequeña y acogedora iglesia con un salón comunal al lado y muy convenientemente situado para una emergencia, un modesto cementerio, que estaba en día de limpieza. A pocos metros, está la Escuela Idelfonso Camacho Portuguéz y varios lugares comerciales. Vi que predominan dos o tres apellidos, que trataré de recordar.
¡Hongos en un viejo talud,!mejor construido
que los de la nueva autopista de Hatillo!

Luego llegaron dos guías locales, amables, serios y responsables en su trabajo, sin dejar de lado la cordialidad y esa forma linda del ser campesino. Se nos explicó cómo sería el trayecto, lo accidentado del terreno y las condiciones climáticas características de la zona
Todos estábamos dispuestos a enfrentar el desafío que implicaba caminar aproximadamente 6 kilómetros (¡más o menos una legua!) entre caminos de lastre y piedras aún más empinados que la carretera que nos condujo hasta allá; retadores trillos de barro, que a más de uno puso a prueba su equilibrio, capacidad y resistencia. Con una pulpería justo al inicio, que me recordó mi viaje al Chirripó (La Cuesta, el nombre perfecto).

Todo esto pareció carecer de importancia cuando se nos abrió la imponente majestuosidad del paisaje, las montañas, orgullo y patrimonio nuestro, sus intensos tonos de azul, entremezclados con diferentes tonalidades de verde, que van desde el más oscuro intenso, hasta el claro; el canto de las aves, el aire frío y limpio, las nacientes de agua tan cristalinas que invitaban a disfrutar de ellas, la envolvente neblina, que dio paso en algunos sectores a una sensación de misterio. El ganado vacuno en las pendientes (¡con las patas del lado superior de la pendiente más cortas!), ya fuera descansando o pastando, solo nos miraron sin poner mucha atención.
A buen paso, casi que caminamos un kilómetro por hora, comenzamos alrededor de las 9:15 y concluimos casi a las 15:00. El requisito de que fuera una caminata de buena categoría, se había cumplido, quizás solo faltó un poquito de lluvia.
El almuerzo lo sirvieron en el salón comunal, un avío ingeniosamente envuelto en hoja de plátano, con una combinación de gallos con tortillas; de torta de huevo, picadillo de papa, arroz, frijoles y algo más, una nueva e inolvidable experiencia gastronómica. Y como hay un criadero de truchas arcoíris en el pueblo, mi compañero y yo -como una extra-, nos deleitamos con una de unos 40 cm de largo, muy bien preparada; con unos deliciosos lomitos que nunca había visto en ese tipo de pescado. Solo quedaron algunas espinas.
Dicen que solo el pescado de mar tiene Ω3, pero no resistimos comer la sabrosa y tostada piel. Bueno con la caminata previa creo que al menos empatamos con el colesterol.
Entonces desayuno, almuerzo, refresco, café, una trucha y guía por ¢17 000, para dos personas, fue toda una ganga, con gusto hubiese pagado veinte.

El clima fue benévolo con nosotros hasta el final, solo llovió al llegar a San José. Como siempre, el camino de regreso se hizo más corto, la pericia del chofer nos permitió hasta dormir un rato y en un abrir y cerrar de ojos ya estábamos en nuestro punto de inicio, donde empezó todo a buena mañana. 

Hoja H-10. Caraigres.
(http://www.mapasdecostarica.info/completas/hojas/091_caraigres.htm)




Chirripó; 17 de noviembre de 2008

Original publicado el 25 de noviembre de 2008


Con la confianza en que llegaría,
 a la altura del Monte si fe.
Si aún no tiene en su hoja de vida una visita a la cumbre del Cerro Chirripó (3820 m), o tiene deseo de volver y le queda alguna duda, le conviene leer esto. O visite  Chirripó (Parque nacional), en este bog.

Se lo cuento porque estoy preparando mi quinto ascenso, posiblemente para diciembre de 2011, pero conozco personas que van por el vigésimo.

Antes de su viaje, haga crecer, o fortalezca, unas buenas piernas caminadoras y sus respectivas rodillas, para que disfrute una de las maravillas de nuestro país, posible para todas las edades y condiciones físicas.


Temblando de frío en el
Valle de los Conejos.
Así que me subí por cuarta vez a la cima de Costa Rica, con un nuevo grupo de 13 amigos, en un viaje organizado por Biocursos OET.


El hospedaje fue en San Gerardo de Rivas (1340 m snm), en el Hotel de Montaña El Pelícano (506 -2742 5050), muy bien situado, con buenas facilidades para comer, pasar la noche previa y preparar el regreso, dos días después.
También me gusta el Hotel Urán, donde he estado otras veces, es algo similar y a solo a 100 m del inicio de la caminata, en la cuesta El Termómetro
Como de costumbre nos levantamos a las 4:00, desayuno (poco) a las 4:30 e iniciamos el ascenso a las 5:00, para disfrutar a mi ritmo (lento, con cuidado y observando el entorno cercano) y desde luego con excelente compañía.

Lago San José.
Una mochila ligera, con agua y frutas jugosas, un emparedado, cámara para fotos y un poncho por si llueve).

Recorrimos el sendero de 14,5 km para llegar a las 13:00 al Albergue El Páramo (3400 m snm), el campamento base. Disfrutar allí una comida calientita, el baño obligatorio (5ºC) y unas 6 horas de sueño en una habitación con 2 camarotes para 4 personas.

Algunos valientes y con más energía que yo fueron a ver la puesta de Sol en Cerro Ventisqueros, a mí se me ha escapado 4 veces.
Pero en la noche, entre las 19:00 y las 21:00 tuvimos un magnífico cielo estrellado, con Vía Láctea y planetas, lo mismo antes del amanecer, con una luna casi llena.


Al día siguiente: el Valle del río Talari, el Valle de los Conejos, el Valle de los Lagos (toda la senda está bien marcada). 
Dos caminados pares de zapatos y
uno de los crestones.
Finalmente la Cima del Chirripó (9º 49' 16,21" N, 83º 26' 34,34" O, según Google Earth).
Luego (9:00) usted decide entre regresar al albergue o darse una vueltita al Valle de las Morrenas o a la Laguna Ditkevi.
Esta vez nuestro grupo decidió, al bajar el cerro Chirripó, subir al Cerro Terbi y escalar (a gatas) la parte fácil Los Crestones, para luego descender al albergue y almorzar alrededor de las 15:00. Para bajar de la cornisa de los crestones, según nuestro compañero Fabricio, se usa: "freno de uñas y compresión de nalgas".
Aún se me quedan la Sabana de los Leones y algo más, quizá lo logre en el quinto ascenso.


Último día, el descenso. Para mí es un problema por mi paso corto. Los músculos anteriores de la pierna empiezan a darme guerra ya desde el kilómetro 8 (acortamos desde 14,5 km a 0 km). A la subida son los músculos de atrás, así que siempre el cuerpo me recuerda el esfuerzo. La ventaja del descenso es que me falta menos el aire, pero es cuando necesito más mis rodillas en buena condición.


No deje caer su cuerpo en cada grada, despacito y bien apoyado en dos bastones (vale la inversión, ni lo dude) y quizás poniendo el pie de lado. Cuidado con los resbalones, generalmente el camino está lodoso (con piedras, hojas y raíces) desde la Cuesta del Agua hasta la salida.
En mi caso el profesor guía Memo siempre estuvo cercano durante el ascenso. Y el paramédico Carlos estuvo conmigo durante el descenso en los últimos 5 kilómetros. De no ser por ellos, la cooperación y comprensión del resto del grupo, que nos dimos nuestras distancias pero permanecimos compactos, quizás no hubiese podido, recorrer los 50 km de todo este viaje de calidad y disfrutar todo lo que hice.

Muchas gracias a todos, especialmente a mi acompañante personal.

Cyca con 5 ramilletes


Nueva planta brotando del tallo de la
planta madre.
Original publicado el 11 de mayo de 2009


¿Recuerdan la cyca de unos 25 años que está en mi jardín?

¡Que hace cuatro años tuvo gemelos y luego semillas!

Bueno hace un año uno de los gemelos tuvo trillizos (creo que el que identifico con la planta madre) y el otro tuvo gemelos.


Los cinco nuevos ramilletes se desarrollaron y ahora crecen casi al mismo tiempo sobre la planta madre dividida en forma de y.

Les remito dos fotos para ilustrar su desarrollo.

Referencias:


Cyca

Original publicado: miércoles 16 de abril de 2008

5 comentarios:


Anónimo dijo...
NO SE SI LEERAN ESTE POST 7 MESES DESPUES DE REALIZADO PERO QUERIA CORREGIR. LA CYCA ES DICLINO DIOICA. ESTO SIGNIFICA LO QUE SE DIJO MAS ARRIBA, QUE HAY PLANTAS MASCULINAS Y PLANTAS FEMENINAS. SIN MAS BUENA NOTA
José Alberto Villalobos dijo...
Gracias amigo lector. Haré la corrección apropiada. Saludos JAV
javier caballero dijo...
buen dia ayer 10 de mayo del 2009 le regale a mi señora un cubo de 19 litros (como referencia) llena de cycas y casi se desmaya la verdad me paresiom muy interesante su pagina y tambien le dire que somos amantes de las cycas tenemos una de hace tres años y son solo dos ramas pero este cubo que a su vez me regalaron tiene como ocho y son increiblemente hermosas felicidades por su planta esta hermosisima
Anónimo dijo...
exelente
Veronica dijo...
hola esta hermosa su planta muy interesante su articulo. Tengo una cica grande y muchas pequeñas que le he quitado estan creciendo y espero queden igual de hermosas que la suya felicidades y sigala cuidando,.

Chirripó (Parque nacional)

Un reto para todo tipo de caminantes

Original publicado el 8 de setiembre de 2003
Chirripo, 17 de noviembre de 2008

Estoy entrenando para hacer un nuevo viaje al Cerro Chirripó.
Para entusiasmar a unos amigos y también a usted, transcribiré una página sobre mi tercer viaje.

4 comentarios:
Anónimo dijo...

Allá voy Chirripó!!! Después le cuento cómo me fue, pero sus palabras me están siendo en este momento parte de los implementos para mover este motor!!! Un abrazo grande, paola.artavia@gmail.com Pd. Voy del 09 al 11/01/09.

29 de diciembre de 2008 14:49


null dijo...
Es un relato que me ayudara a subir con mucha energia. Voy el 20-21 de Agosto de 2009. Es un viaje que salio sin aviso (un amigo se enfermo y me comento si aun estaba interesado en ir) de hecho no habia podido ir porque no me darian los dias libres, pero mi amigo el enfermo me cubriria los dias que no voy a estar. Bueno espero traer buenas noticias cuando regrese. bernie mbernie@gmail.com
Paola Artavia dijo...
Ya fui por segunda vez don José Alberto!!! Y mi meta es hacerlo una vez al año sí Dios me lo permite... Lugar mágico es Chirripó. Siempre le recuerdo y siempre llevo en mí sus palabras de aliento para subir!!! Un abrazo grande maestro!!!
Anónimo dijo...
este martes 15 de marzo de 2011 subire por primera vez creame que esta bitacora y sus palabras me motivan aun mas de lo que ya estoy. Solo espero tener la fuerza de voluntad n necesaria y que Diosito nos ayude. Mil GRACIAS por esta pagina y BENDICIONES PARA SU VIDA.

Guayabo (Monumento nacional)

Original publicado: sábado 8 de marzo de 2008


1 comentarios:



japri19 dijo...
Sin duda alguna que Costa Rica Es un hermoso lugar con maravillosos lugares para conocer como lo es este. Muebles