sábado, 29 de octubre de 2011

Chirripó; 17 de noviembre de 2008

Original publicado el 25 de noviembre de 2008


Con la confianza en que llegaría,
 a la altura del Monte si fe.
Si aún no tiene en su hoja de vida una visita a la cumbre del Cerro Chirripó (3820 m), o tiene deseo de volver y le queda alguna duda, le conviene leer esto. O visite  Chirripó (Parque nacional), en este bog.

Se lo cuento porque estoy preparando mi quinto ascenso, posiblemente para diciembre de 2011, pero conozco personas que van por el vigésimo.

Antes de su viaje, haga crecer, o fortalezca, unas buenas piernas caminadoras y sus respectivas rodillas, para que disfrute una de las maravillas de nuestro país, posible para todas las edades y condiciones físicas.


Temblando de frío en el
Valle de los Conejos.
Así que me subí por cuarta vez a la cima de Costa Rica, con un nuevo grupo de 13 amigos, en un viaje organizado por Biocursos OET.


El hospedaje fue en San Gerardo de Rivas (1340 m snm), en el Hotel de Montaña El Pelícano (506 -2742 5050), muy bien situado, con buenas facilidades para comer, pasar la noche previa y preparar el regreso, dos días después.
También me gusta el Hotel Urán, donde he estado otras veces, es algo similar y a solo a 100 m del inicio de la caminata, en la cuesta El Termómetro
Como de costumbre nos levantamos a las 4:00, desayuno (poco) a las 4:30 e iniciamos el ascenso a las 5:00, para disfrutar a mi ritmo (lento, con cuidado y observando el entorno cercano) y desde luego con excelente compañía.

Lago San José.
Una mochila ligera, con agua y frutas jugosas, un emparedado, cámara para fotos y un poncho por si llueve).

Recorrimos el sendero de 14,5 km para llegar a las 13:00 al Albergue El Páramo (3400 m snm), el campamento base. Disfrutar allí una comida calientita, el baño obligatorio (5ºC) y unas 6 horas de sueño en una habitación con 2 camarotes para 4 personas.

Algunos valientes y con más energía que yo fueron a ver la puesta de Sol en Cerro Ventisqueros, a mí se me ha escapado 4 veces.
Pero en la noche, entre las 19:00 y las 21:00 tuvimos un magnífico cielo estrellado, con Vía Láctea y planetas, lo mismo antes del amanecer, con una luna casi llena.


Al día siguiente: el Valle del río Talari, el Valle de los Conejos, el Valle de los Lagos (toda la senda está bien marcada). 
Dos caminados pares de zapatos y
uno de los crestones.
Finalmente la Cima del Chirripó (9º 49' 16,21" N, 83º 26' 34,34" O, según Google Earth).
Luego (9:00) usted decide entre regresar al albergue o darse una vueltita al Valle de las Morrenas o a la Laguna Ditkevi.
Esta vez nuestro grupo decidió, al bajar el cerro Chirripó, subir al Cerro Terbi y escalar (a gatas) la parte fácil Los Crestones, para luego descender al albergue y almorzar alrededor de las 15:00. Para bajar de la cornisa de los crestones, según nuestro compañero Fabricio, se usa: "freno de uñas y compresión de nalgas".
Aún se me quedan la Sabana de los Leones y algo más, quizá lo logre en el quinto ascenso.


Último día, el descenso. Para mí es un problema por mi paso corto. Los músculos anteriores de la pierna empiezan a darme guerra ya desde el kilómetro 8 (acortamos desde 14,5 km a 0 km). A la subida son los músculos de atrás, así que siempre el cuerpo me recuerda el esfuerzo. La ventaja del descenso es que me falta menos el aire, pero es cuando necesito más mis rodillas en buena condición.


No deje caer su cuerpo en cada grada, despacito y bien apoyado en dos bastones (vale la inversión, ni lo dude) y quizás poniendo el pie de lado. Cuidado con los resbalones, generalmente el camino está lodoso (con piedras, hojas y raíces) desde la Cuesta del Agua hasta la salida.
En mi caso el profesor guía Memo siempre estuvo cercano durante el ascenso. Y el paramédico Carlos estuvo conmigo durante el descenso en los últimos 5 kilómetros. De no ser por ellos, la cooperación y comprensión del resto del grupo, que nos dimos nuestras distancias pero permanecimos compactos, quizás no hubiese podido, recorrer los 50 km de todo este viaje de calidad y disfrutar todo lo que hice.

Muchas gracias a todos, especialmente a mi acompañante personal.

No hay comentarios:

Publicar un comentario