martes, 20 de enero de 2015

Las pintas del 15

Colaboración de Marie Lissete Alvarado H.

Siempre a principio de año observo cómo se comporta el tiempo durante los primeros 19 días.
¿Por qué razón? Simplemente para recordar una vieja tradición que seguían fielmente mis padres y abuelos.
Mi padre nació en 1910, sin embargo, mi hermana menor y yo nacimos en el otoño de su vida; así que era muy natural para la familia escuchar frases, o palabras que  hoy en día la mayoría de las personas ni siquiera  conocen su significado.
Tal vez  habrá alguien que aún recuerde lo que significaban “las pintas”. Era un método, supongo que no confiable, que tenían  especialmente los campesinos para pronosticar cómo se comportaría el clima durante cada mes, en el año de la observación, todo comprimido en los primeros 19 días de enero. Creían que por medio de la simple observación del tiempo en ciertos días, podían predecir si el mes sería seco, o con lluvia y hasta si habría tormentas e inundaciones. Tomemos en cuenta que a principios del siglo 20, y más atrás, las personas de campo no tenían acceso a los informes del Instituto Meteorológico Nacional (http://www.imn.ac.cr/boletin_meteo/BMETACTUAL.pdf),  tal como lo hacemos ahora, ni mucho menos utilizar la excelente aplicación (https://play.google.com/store/apps/details?id=com.CaNuArts.imn2&hl=en) que fácilmente se puede descargar en la mayoría de los dispositivos móviles inteligentes.
Tampoco tenían la radio, ni la televisión y los informes por Internet ni se soñaban.
La mayor parte del tiempo los pronósticos de mi padre no eran certeros, o cuando llegaba el mes, ya no recordaba fielmente lo que con tanta atención había observado. El cielo era su único aliado, para tratar de prever un medio de protección para sus cultivos. Lo interesante del asunto es que en un país como el nuestro, con tantos microclimas en regiones vecinas, y por consiguiente con posibles observaciones dispares,  entre el pintor de Naranjo y de Sarchí, por ejemplo, seguro resultaban tantas pintitas en el calendario que no cabían en la página del almanaque de dicho mes.

Según mi papá y sé que así lo hacían, o hacen,  todos los que pretenden predecir el tiempo por medio de las pintas, el asunto va así:
Los primeros 12 días representan cada uno de los 12 meses del año, de enero a diciembre, a partir del 13 de enero los meses se cuentan de dos en dos; día 13: enero y febrero,  día 14: marzo y  abril, hasta el día 18 que corresponde a la pinta de noviembre y diciembre. Mi papá decía que el día 19 “pintan todos los diablos” pues ese día se hacía corresponder a todos los meses juntos. ¿Separados cada dos horas?, o mezclados, no recuerdo como los interpretaba, lo que sí recuerdo es que creía que en el día 19 podría ocurrir un drástico cambio en el tiempo.

Los antiguos equiparaban las fuerzas de la naturaleza con  entidades divinas, y en cierta forma tenían razón pues aún hoy en día somos incapaces de controlarlas. Nadie puede decir con exactitud cuándo y dónde va a ocurrir un terremoto, o cuando un volcán va a hacer erupción, por dónde va cruzar un ciclón, un huracán, o una tormenta eléctrica, dando la fecha y la hora.
Sin embargo, ahora el conocimiento científico, basado en observaciones y mediciones de variables meteorológicas, sí permite un grado aceptable y útil de pronóstico. Para todos aquellos profesionales que con seriedad y dedicación, investigan el comportamiento de los fenómenos naturales, especialmente los relacionados con el tiempo y el clima, mi más profundo respeto y admiración.

Ahora, de manera digamos anecdótica les voy a mostrar el informe de mis observaciones hasta el día de hoy, por eso jav lo publica en su blog “Viajes cuentos e historietas".
No recurrí para hacerlo a ningún dato del IMN (http://www.imn.ac.cr/alertas/)

Mi informe es objetivo, aunque lo de "las pintas" no lo sea, también es verás, les transmito lo que yo observé; tuve el cuidado de mantener una bitácora diaria, mirando con frecuencia, durante cada día. Solo que mi entorno es un poco particular y restringido. Vivo al Sureste de San José y mi patio solo me permite una pequeña ventana del cielo capitalino.
Es totalmente imposible que, con lo que una persona observe y registre en un día y en un sitio determinado, se pueda augurar la condición de tiempo, o del clima para su región, para un mes particular.

La Meteorología diaria, depende del comportamiento de la atmósfera baja de la Tierra, cerquita de nosotros. Mientras que la secuencia de los primeros 19 días de enero (y los que siguen), quizás sólo puede ligarse con la distante Astronomía. Estos días están cerca del solsticio de sur (21 de diciembre) y del perihelio de la Tierra (4 de enero), astronómicamente esos días son bastante similares, casi iguales, y su secuencia no veo como correlacionarla con patrones climáticos diferentes.

No creo que “las pintas” tengan alguna base científica que las sustente, y con todo respeto, ni lógica, solo es una tradición que ha quedado obsoleta y olvidada por la gran mayoría. No por ello la vamos a dejar perderse como muchas otras cosas que la tecnología aplastó con su paso incontenible.
Hice este recuento con cariño para revivir una apreciada costumbre de mi padre.

Estos son los datos, escritos a la usanza de mi casa, no con el vocabulario técnico del IMN:

  •  1 (enero): mañana soleada y parcialmente nublada, se mantuvo brisa fresca.
  •  2 (febrero): Parcialmente nublado y en la tarde una leve llovizna de corta duración e intermitente.
  •  3 (marzo): Despejado, soleado, muy caliente. Despejado durante la noche.
  •  4 (abril): Parcialmente nublado con fuertes vientos. Llovizna a las 22.
  • 5 (mayo): Mañana soleada, con fuertes vientos, lo que provocó bajas temperaturas. Noche parcialmente despejada manteniéndose las bajas temperaturas.  
  •  6 (junio): Mañana soleada pero con fuertes vientos, lo que provocó bajas temperaturas, noche parcialmente despejadas y algo frías.  
  •  7 (julio): Mañana parcialmente nublada y fría, al mediodía se pudo disfrutar de un poco de sol pero ello no permitió que la temperatura se elevara lo suficiente para sentirse confortable, noche parcialmente nublada, pero hacia la madrugada se despejó totalmente.   
  •  8 (agosto): posiblemente por haberse despejado la madrugada, la mañana se mantuvo soleada y fresca, el resto del día no presentó drásticas variantes de temperatura, por lo que lo consideré un día fresco. Al principio de la noche  el cielo estuvo despejada, pero mientras las horas avanzaban volvió a tener dispersos bancos de nubes.
  •  9 (setiembre): Mañana soleada, pero cerca del mediodía parcialmente nublada; los vientos corrían moderadamente, pensé que podría llover pero no fue así. La  noche se mantuvo parcialmente nublada. 
  •  10 (octubre): Amaneció nublado y algo frío para mi gusto, así se mantuvo el resto del día y de la noche, tampoco llovió.
  •  11 (noviembre): Mañana parcialmente nublada y fresca, se mantuvo una brisa moderada, los bancos de nubes predominaron el resto del día y volvieron los vientos con moderada intensidad, la noche parcialmente despejada y muy fría.
  •  12 (diciembre): Mañana soleada pero con vientos moderados, el resto del día estuvo parcialmente nublado, a pesar de estar fresco la calidez del sol permitía momentos agradables de calorcito, la noche continuó parcialmente despejada pero no tan fría como suponía.   
  •  13 (enero y febrero): Soleado, caliente en la mañana y algo más fresco para la tarde, la noche se mantuvo nublada. La madrugada estuvo parcialmente nublada.
  •  14 (marzo y abril): Soleado, tarde parcialmente nublada al igual que la noche.
  •  15 (mayo y junio): Mañana soleada, tarde ventosa y noche parcialmente nublada.
  •  16 (julio y agosto): Nada de lluvia. El patrón del tiempo similar al día anterior.
  •  17 (setiembre y octubre): No llovió, por el contrario, mañana fresca y soleada, tarde muy ventosa y nublada al igual que el resto de la noche.
  •  18 (noviembre y diciembre): Bajas temperaturas y fuertes vientos predominaron durante casi todo el día, a eso del medio día percibí por un corto lapso de tiempo lo que llamamos popularmente un “pelo de gato” (leve llovizna), la noche continuó nublada.
  •  19 (¡todos los meses!): A pesar de que esperaba por lo menos una lluvia leve, el día se mantuvo parcialmente nublado, cerca del mediodía hubo un poco de sol. A las 21:15 comenzó una lluvia débil.

Si estuvieran mis padres o abuelos vivos posiblemente dirían con angustia:-“¡Que Dios nos agarre confesados! la sequía será muy dura durante todo el año”.

Hay un lugar a unos metros de mi casa, desde el cual tengo casi los 360° de horizonte, excepto al sur. En algunas ocasiones vi, durante “las pintas”, cómo enormes bancos de nubes se asentaban por el Este hacia el Norte, o cómo el viento asentaba en las montañas las nubes por el Sur y hacia el Suroeste. Pero siempre se mantuvieron  bajas, como si intentaran superar las crestas de las montañas  para deslizarse hasta las bajas regiones, pero algo las retuvo.
Si ello significa que lloverá en las zonas montañosas  que rodean el valle central, permitiendo que los niveles del agua no mermen en nuestras casas,  zonas de cultivo o crianza de animales, no lo sé, pero estaría muy bien. Pero si no será así, ¿podríamos temer una fuerte escasez del valioso líquido?
No soy pesimista y mucho menos quiero alarmar a mis vecinos, pues las pintas solo existen como una antigua y folclórica tradición.

Le recomiendo que consulte a su meteorólogo favorito.

Solo como un agregado de última hora y fuera del conteo pintado, nada más como una referencia complementaria; en las primeras horas de hoy, calló en mi barrio lo que podríamos considerar la primera lluvia del año, no muy fuerte, no por mucho tiempo, pero mis plantas amanecieron felices.

Referencias adicionales:
Instituto Meteorológico Nacional: http://www.imn.ac.cr/ ,
AccuWeather.com (Costa Rica):
http://www.accuweather.com/en/cr/costa-rica-weather