sábado, 3 de octubre de 2015

La campana de Palmital Sur


(Colaboración de Paul Smiley y Sonia Prieto)

Como dijo el poeta John Dunne en su famosa obra Meditación XVII en 1624, “no pregunte por quien dobla la campana, dobla por ti”.

Pero a partir de mañana, la campana también suena para todos los feligreses de Palmital Sur del Guarco de Cartago. Eso porque  el Padre Rony bendecirá la nueva campana que se está estrenando la iglesita. El eco de las repicas desde las montañas que rodean el pueblo nos ayudará a los vecinos a levantar nuestros ánimos y no llegar tarde a la misa.

Esta iglesita justamente se está terminando con muchísimo esfuerzo y sacrificio de los feligreses, y nosotros como los vecinos más nuevos decidimos agregar nuestro grano de arena donando una campana para ocupar la cúpula que solo tenía un gancho vacío.

Creímos que una campana ayudará al pueblo a unirse. Después de todo, una campana además de llamar a la misa sirve para muchas otras cosas. No solo a horar la muerte a que se refiere el poeta ya mencionado, sino para bautizos, primera comunión, reuniones comunitarias, emergencias, en fin para una comunidad de apenas  30 o 40 familias una campana tiene muchos funciones.

Así que nos pusimos a la búsqueda primero de campanas, y segundo a ver si podíamos lograr pagarla. 
Resulta que en Costa Rica la hechura de campanas es un arte perdido. Dentro de los cuatro o cinco fundiciones que todavía existen, ninguna tiene la receta exacta necesaria de bronce, estaño, hierro, etc., que se funden en conjunto para que las campanas grandes suenan lindo.

Recurrimos al Campanario en Tres Ríos, la que más que todo es una tienda importadora de muebles Colombianos. Sus dueños son colombianos que inmigraron hace unos años a nuestro país. Nos llamó la atención el nombre de la tienda, y resulta que también importan campanas del tamaño que uno quiera.

Nos informó Diana Catalina Correo, una de las dueñas, que su familia en Colombia desde tiempos de los colonos se dedicó a la fundición y fabricación de campanas para iglesias o cualquier uso. Aunque hoy día ese negocio representa una parte muy pequeña, todavía lo mantienen en existencia como tradición familiar, y que aún hoy día utilizan las mismas técnicas y secretos artesanales que se utilizaron hace 400 años.

Así que Sonia y yo fuimos a investigar de una vez lo que tenían en muestrario, y por suerte nos apareció la campana de nuestra iglesita. Era la más grande que tenían para la venta pero si  estaba alcanzable para nosotros, aunque con muchos meses de pagos parciales. Tiene 40cm de altura y una masa de 50 kg. Es pequeña para una iglesia grande, pero para la nuestra es perfecta, y tiene un tono muy lindo.

De allí de una vez consultamos al sacerdote de la parroquia ‘Padre Rony’ y los ministros del pueblo si nos permitían realizar esa donación, y ellos por su puesto alegremente consintieron.
Se planeó alzar y bendecirla para el 4 de Oct., el día del Santo Patrono San Francisco de Assisi. Aprovechamos la visita para que padre Rony nos bendijera la casa nuestra, a cambio de que le invitamos a él y sus dos acompañantes a almorzar con nosotros y nuestras hijas y nieto. Aunque yo fui el cocinero no hubo quejas, y los platos limpios siempre son buen testimonio de que la comida no estaba mal.

De allí manos a la obra. Primero se  logró pagarla y traerla al pueblo en julio.  Se duró ocho semanas en realizar cambios en la cúpula para abrirla al sonido nuevo, pero que no entrara la lluvia hasta abajo. Se tardó tanto porque todo el trabajo era voluntario, y el maestro era Olman Badilla, quien había construido la cúpula originalmente. Entre él, Ronald, César, Armando, y su servidor logramos instalarla con el  rudimentaria método de mover el badajo tirando de un mecate. Posiblemente en el futuro vamos a cambiar el sistema  para que  suene con el pleno doble campanazo, eso se hace cuando uno gira la campana misma en vez de solo halar el badajo.

No obstante por el momento todos están contentísimos. El ministro y patriarca del pueblo Juan Calderon, quien donó el terreno para la iglesia, dice que por un tiempo utilizaron un pedazo de riel de ferrocarril.  
Palmital Sur (http://astrovilla2000.blogspot.com/2015/09/palmital-sur.html)