jueves, 24 de marzo de 2016

Longo Mai y la llena de marzo

El miércoles 23 de marzo, atendí una gentil invitación de la arqueóloga Ifigenia Quintanilla, para visitar la comunidad de Longo Maï (apartado 292-8000 San Isidro de El General 11901 - Costa Rica), situada entre los ríos Conventos y Sonador, a unos 35 km de San Isidro de El General, en el cantón de Pérez Zeledón.

El viaje en su vehículo, o en autobús, por la Carretera Interamericana Sur (número 2) puede tardar unas 3,5 horas, desde San José. Nosotros tuvimos el privilegio de que Carolina nos transportó en su automóvil, y que Fito nos compró alimentos y bebidas en el camino.
La invitación fue promovida por la artista nacional Guadalupe Urbina, quien reside en Longo Mai (https://www.youtube.com/watch?v=Jkf9wkXykPQ&list=PLoEQ_O0wWqShQVwFPhjm56rHoRALyobkB).


La idea era hacer una “lunada” con los pobladores, niños, jóvenes y adultos, como para celebrar un convivio significativo para ellos.

Luna cerca del ocaso, por el Oeste, el 24/03.
Llegamos justamente a las 17:47, a la puesta del Sol. No vimos el ocaso que lo ocultó la montaña cercana, pero nuestra estrella si nos acompañó en la última parte del recorrido, de San Isidro hasta el río San Pedro.

Ya en el sitio, gracias a la ayuda en transporte del coordinador de Longo Mai (Roland Spendlingwimmer), por una finca de caña, para vehículos de doble tracción si pudimos observar la salida de la Luna llena de Pascua (http://astronomia10norte.blogspot.com/2016/03/la-llena-de-pascua-en-una-semana-23-03.html), justo a las 18:07.

El cielo estaba fuertemente nublado, por ratos, pero nuestros ojos y la ayuda de binoculares nos permitió observar  la brillante luna, con sus cráteres, mares y hasta identificar “el conejo”.

Las constelaciones Orión con la super-gigante roja “Betelgeuse” y la famosa nebulosa, el Can Mayor con la estrella más brillante del cielo nocturno (Sirio), Gemini y sus dos estrellas Castor y Pollux, los dos cachos de Tauro con Aldebaran y las Pléyades (siete cabritas) en su corazón.
Orto del Sol, al Este, el 24/03.
La noche avanzó con una charla sobre aspectos básicos, interesantes, de la Luna, como los siguientes:


  • Bueno hubo otras cosas más; sobre Júpiter y sus satélites, Marte y Saturno que los vimos en la madrugada formando un triángulo junto con la estrella Antares (“el corazón palpitante" de la constelación Escorpión). 
  • Las estrellas indicadoras en la Osa Mayor, que nos señalan el polo norte Oa continuación del mango de la sartén que nos lleva a la estrella “Arcturus” en la constelación Boyero y luego hacia la estrella “Spicaen la constelación Virgo, donde precisamente estaba la luna llena.

Todo esto salpicado por las maravillosas canciones de Guadalupe Urbina, acompañada por su guitarra, maracas y un tambor de los jóvenes, sus interesantes peguntas y sus autóctonas respuestas.

Espero volver durante una luna nueva y una lluvia de meteoros, para conocer un poco más el paisaje y a su gente.

Hasta una bandada de aves
pasó saludando de las 06:15
.
En la mañana, luego de comernos todo el sobrante de alimentos y bebidas, estuvimos una hora, digamos que explorando un poco las posibilidades arqueológicas del sitio. Nos guió el ojo experto de Ifigenia y la suerte de Lidia para hallar objetos.
Para finalizar, la señora Edith Quijano (506 -8330 6118), nos obsequió un excelente desayuno típico salvadoreño-costarricense, en su casa del centro de Longo Mai.

Carolina nos trajo sanos y salvos a San José, alrededor de las 12:45.


sábado, 19 de marzo de 2016

Disputa entre zopilotes

Hoy 19 de marzo (a propósito, día de San José) a las 09:50,  cuando regresaba con Beto y Patricia (los encargados del refugio) y Marco Tulio, de una interesante gira a  “El Copal”, presenciamos desde el auto, una disputa entre zopilotes. Veníamos por el camino, entre Taus y El Humo, casi llegando de Pejibaye.
No pudimos determinar si era un pleito por una hembra, por comida, o simple agresión mutua, que es lo que más pareció, pues me parece que uno de ellos llevo la peor parte. En algún momento creí ver que uno de ellos engullía algún trozo de carne, ¿canibalismo?

Primero fueron dos, luego llego un tercero (¿oportunista?) y cuando nos acercamos los tres volaron y dos más que estaban en un árbol cercano, también volaron juntos.
Nunca había visto algo parecido.
¿Y usted?


Vv

martes, 8 de marzo de 2016

Jabirúes en Palo Verde


El viernes 3 de marzo, como a las 4 de la tarde, tuve mi segundo encuentro con un “Galán sin Ventura”, esto es con la mayor cigüeña del mundo; el Jabirú mycteria. Esta vez en el Parque Nacional Palo Verde, mi primer encuentro, en el 2011, está descrito en la liga de apertura de esta entrada.
El ave es imponente por su envergadura y altura. Nunca la he visto en vuelo.
Este nido lo observe en Palo Verde, su nido está construido sobre unas horquetas, en una árbol de gran tamaño, casi seco y que está cercano a uno de los senderos del parque.
Jabirú (padre o madre; se turnan), con dos polluelos.
Palo verde
Los polluelos posiblemente nacieron en diciembre, tienen unos tres meses.
La oportunidad de la visita resulto en un gira astronómica al humedal, organizada por CIENTEC, los días 3 y 4 de marzo.
Cigüeñón
Cigüeñón
Además delos jabirúes pudimos observar muchos otros tipos de aves, como cigüeñón, espátula rosada, garza tigre, piches, patos, ibis, etc.

miércoles, 2 de marzo de 2016

El Copal

Hoy miércoles 2 de marzo de 2016, visité con mi amigo M.T. Saborío, la Reserva Biológica “El Copal”, en el cantón de Pejibaye de Jiménez, Provincia de Cartago (9°47'02.7"N; 83°45'06.1"O).
Salimos a las 06:30 de Curridabat, pasamos por Cartago, Paraíso (recuerde que para ir a Cachí ahora hay que seguir unos dos kilómetros por la carretera a Turrialba), el Mirador Ujarrás. Bajamos hasta el puente de la Represa de Cachí, luego en el entronque para llegar a ese pueblo dimos vuelta a la izquierda para dirigirnos a Tucurrique, seguimos a Pejibaye, El Humo, Taus y un poco más (70 km en total) llegamos a “El Copal”, poco antes de las nueve.
Le recomiendo un vehículo doble tracción, pero existe la posibilidad de dejar un carrito más sencillo en alguna casa del “El Humo”, y caminar más o menos una hora. Vale la pena, lo ver
á cuando llegue.

Frutos de Sáuco.
Huella de mapachín


Allí “Patricia” nos preparó un desayuno con fruta, huevos revueltos y buen café. Más tarde, como a las 13, nos dio un excelente almuerzo campesino, con ensalada, arroz, frijoles negros, papas, pescado, y de postre una rica y suave cajeta de coco, para endulzar el café.

A las 10 salimos de excursión con “Beto Chaves”, el administrador. También conocimos a “Mario”, el hijo de Patricia y Beto, que estudia décimo año en el Colegio de Pejibaye.

Antes de llegar al albergue observamos más de 15 oropéndolas, con sus típicos nidos colgantes, en dos árboles cercanos al camino.

"Higuerón" -Ficus Sp.

Copal con hongo "repisa".

Beto nos llevó por un sendero en el bosque muy interesante, unas dos horas de viaje redondo. Le caerían bien unas "botas colibrí” para no embarrialarse y mantener sus pies secos. Desde luego, repelente de insectos.Vimos huellas de algunos mamíferos, escuchamos el canto de algunas aves, incluyendo el graznido de  un aguilucho (Spizaetus ornatus) sobrevolando en lo alto. También varios tipos de hongos, la flor de una planta que se puede comer asada, una pequeña ranita, grandes árboles de higuerón (ficus sp), gavilán y de “copal”. Si se le hace una herida al copal, inmediatamente se aprecia un olor como a mango, y con el tiempo sale una resina, que parece algo mentolada y con olor a incienso.

Hongos



Después del almuerzo pasamos un rato observando el paisaje desde los corredores del albergue, donde  si se tiene suerte pueden llegar aves para tomar una buena fotografía. Están orientados más o menos hacia la salida del Sol y posiblemente sea un buen sitio para observar el cielo en la madrugada. Tuvimos la suerte de poder auxiliar a un “Manakin” macho,
el Saltarín Gorgiblanco (Corapipo leucorrhoa) que sufrió una colisión contra una ventana y, desde luego, tomarle unas fotos.

Saltarín Gorgiblanco (macho)
Ranita


En el albergue hay varias habitaciones para tres o cuatro personas, muy bien acondicionadas. El precio con las tres comidas me pareció bastante razonable.

El sitio es ideal para pasarse una buenas vacaciones, pienso que no menos de tres días, para caminar por los senderos y hasta una interesante travesía ida y vuelta a “Tausito” y “Tapantí”.
Beto y Beto  (M.T.S.)
 Oropendola Cabecicastaña
(Psarocolius wagleri)
-foto M.T.S-
  

árbol con "barba de viejo" y  Río Reventazón, entre Tucurrique y Cachí.
Si quisiera tiempo tranquilo para escribir un cuento, de seguro que escogería El Copal.